Tokio pone a Apple en la mira, con gran apertura